La Obra del Predicador es Trabajar por Thomas H. Holland (Libro Completo)

La Obra del Predicador (portada reciente)Tengo el grato honor de servir a muchos buenos lectores Cristianos con el excelente volumen escrito por el hermano Thomas H. Holland titulado: La Obra del Predicador es Trabajar. Se trabajo en la version castellana comenzando a finales de Diciembre de 2016 y hasta la mitad del año 2017. Se han agregado las últimas 20 páginas que incluyen una larga lista de referencias que el autor investigo, 3 apéndices útiles, un poema por el autor y la Contraportada.

Para aquellos que resulta mucho más cómodo descargar todo el material. Se ofrece este volumen que será bien apreciado por todos los hermanos, especialmente aquellos que han asumido la predicación o que ocasionalmente predican bajo un rol en las congregaciones o bien que aspiran a predicar algun día.  Después de revisar tan extenso y muy completo libro, lo único que uno hubiese deseado es haberlo encontrado y leído antes y haberse aprovechado de semejantes buenas ideas, consejos y sugerencias probadas como eficaces en los diversos esfuerzos que un predicador y su familia tienen que hacer. El autor no se ha reservado nada que fuese útil en mencionar. Aquello que ha sido su rica experiencia o la experiencia de otros predicadores que conoció se ha escrito clara, comprensiva  y estructuralmente.

Para descargar el volumen de 162 Páginas con un peso de 8.70 MB clic en las letras de abajo:

La Obra del Predicador es Trabajar por Thomas H. Holland (Libro Completo)

Anuncios

“Colgando la ropa sucia para que todo el mundo la vea” por Hugh Fulford

Colgando la Ropa para que todo el mundo la vea por Hugh FulfordEl hermano Hugh Fulford ha vuelto a escribir uno de esos exactos y bien delineados artículos que los predicadores debiéramos siempre disfrutar en leer.  “Colgando la ropa sucia para que todo el mundo la vea” es el tema de esta semana. Los hispanos usamos un  dicho muy similar “La ropa sucia se lava en casa”. Su escrito rápidamente discute la actitud cómoda de querer “esconder” , “tolerar” y algunas veces hasta “tapar” las doctrinas erradas que algunos enseñan y promueven.

El se ha mantenido en la tradición de escribir artículos de interés y meditación profunda cada lunes de cada semana. Sus reflexiones siempre son bien atendidas por el grado de madurez y el apoyo biblico con el que escribe. El hermano Fulford esta ahora en los principios de sus 80´s pero predica la Palabra desde que era completamente un joven de 16 años. Sus aportaciones literarias (y también públicas) siempre ha sido buscadas por las revistas amplia circulación como lo es Gospel Advocate y The Spiritual Sword.

He tenido la oportunidad de estar vertiendo al Castellano muy buenos y substanciosos escritos del hermano Fulford. El primero de ellos en el año 2007 titulado: “Porque la Iglesia debe ser Diferente” .  El anterior al actual titulado: “Pecados que los Predicadores pueden Cometer”. Cada material de estos se puede localizado en el buscador de este blog.

Para descargar el artículo clic en las letras de abajo:

Colgando la Ropa Sucia para que Todo el Mundo la Vea por Hugh Fulford (2)

 

 

 

El Expositor Marzo-Abril 2019

El Expositor Marzo-Abril 2019La segunda edición de la revista electrónica disponible en el blog. Se han colocado 4 artículos que prometen buena edificación para cada lector ávido por la lectura, la meditación y el crecimiento espiritual. (1) “Bernabé: El Fue un Varón Bueno” fue escrito por el hermano Mike Willis, anterior editor de la revista Truth Magazine. El sirvió como editor responsable por 40 productivos años. La Revista ha cambiado su nombre de Guardian of Truth a simplemente Truth Magazine.  El hermano Willis es autor de dos extensos Comentarios sobre 1 Corintios y Gálatas.  Su volumen sobre la Primera Epístola a los Corintios primeramente impreso en el año 1994 dió pie al resto de los volúmenes (Truth Commentaries) de la serie de Comentarios del Nuevo y antiguo Testamento por una variedad de autores. Él ademas unió sus talentos para editar muchos otros tratados y libros de estudio que se publicaron bajo su largo tiempo como editor.

Un Segundo artículo escrito por el hermano James Deason, (2) David y el Arca destaca cuatro aplicaciones del porque debemos respetar y seguir el patrón de Dios en todas las cosas que atañen a Su voluntad. David, aprendió esta lección en la muerte de Uza y de ahí en adelante fue más cauteloso con dirigirse en lo referente a los sagrado. (3) La Cura para la Desesperanza fue escrito por el inolvidable hermano James W. Adams (1914-2013). El artículo fue tomado de su libro: Words Fitly Spoken (Palabras Adecuadamente Dichas). Tuve el honor de recibir este libro como un obsequio de su parte en el año 2002 y desde entonces mantengo en alta estima su volumen y su generosidad. Comencé a publicar de él sus artículos y ahora vuelvo a publicar los pocos que estaban faltando de su pequeño pero provechoso libro. Y el cuarto articulo (4) titulado: Abraham en el Monte Moriah fue escrito por Bill Jackson y es una pieza muy significativa que analiza la conducta y la fe poderosa del patriarca que no le negó absolutamente nada a Su Dios con tal de obedecerlo y honrarlo. El hermano Jackson es autor de breves comentarios de las Epístola a los Corintios que tengo el honor de poseer y consultar.  Fue también editor del boletín mensual Christian Worker y administro un programa televisivo sobre Evidencias Cristianas a mediados de los 80´s.  Él al igual que el hermano Jim W. Adams ya duermen en el Señor.

Para descargar toda la revista clic en las letras de abajo:

El Expositor Marzo-Abril 2019

La Controversia Textual de Juan 8:1-11 ¿Perteneció originalmente al Texto Griego?

similitudes-linguisticas-entre-juan-8-y-los-evangelios-sinopticos2

La Controversia Textual de Juan 8:1-11

(Publicado originalmente el 11 de Septiembre de 2014 en el anterior blog- ARP).

Recientemente  estudiamos en la Congregación el conocido pasaje de “La Mujer Sorprendida en Adulterio” de Juan 8:1-11. Es en esta sección a la que nos hemos movido en nuestro largo y meditativo recorrido por este singular Evangelio. Fue un muy edificante estudio porque observamos lo que veníamos notando en la actitud de los judíos celosos de la Ley y su constante reproche y asecho contra todo lo que Jesús pudiera decir o hacer. Cuando los “escribas y fariseos” buscando una ocasión para acusarle le presentaron este caso de inmoralidad con la plena intencionalidad de oír un fallo errático de Jesús con respecto  a la penalización del delito de adulterio. Ellos esperaban cualquiera de las dos opciones: (1) Si Jesús aprobaba su muerte por lapidación podrían acusarle frente al gobierno Romano de sedición o tumulto en la ciudad. Dicho sea de paso, que los Romanos no consideran la muerte como penalización a causa de un adulterio. O (2) Si Jesús se oponía a la ley Mosaica de (Deut.17:5, 7; Lev.24:14) lo podrían acusarle de quebrantar la Ley de Moisés contra el Sanedrín y comenzarle un juicio en su contra. Aunque los escribas y fariseos estaban siendo “parciales” al presentar un sólo un integrante del delito. No habían traído también al “varón” (cf. Lev.20:10; Deut.22:21, 24).

Cuando vino la la respuesta de Jesús , está fue lanzada directamente sobre sus conciencias “El que de vosotros  esté sin pecado sea el primero en arrojar la primera piedra contra ella” (v.7). Su respuesta sacudió sus conciencias en lo más profundo y entonces  la “vergüenza vino sobre ellos” como había venido sobre la mujer al traerla y exhibirla públicamente.  Leon Morris correctamente observa: “Cuando comprendieron la fuerza de las palabras de Jesús, lo que les preocupaba ya no era el pecado de aquella mujer, sino los suyos propios” (El Evangelio de Juan, 2:523).  Pero Jesús ni defiende ni condena a esta mujer solo requiere que sus ávidos enjuiciadores realizar un examen a sus propias vidas no sea que “Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? (Rom.2:21). Los versos 9-11 nos dicen como Jesús sale bien librado de la trampa lanzada por los escribas y fariseos y como enfáticamente ordena a  la mujer a detener el pecado en su vida, “vete, y no peques más” (v.11) “vete; desde ahora no peques más” (LBLA). “vete ahora y deja tu vida de pecado” (NIV). De esta manera, Jesús venció a sus adversarios pronunciando una “sentencia” al estilo Romano (escribiendo en tierra”, vv.6, 8) pero expresándola en una forma que nadie podría llevarla a cabo!!.

Sin embargo, el pasaje de Juan 8:1-11 es considerado “Espurio” “no Canónico” del texto Griego original por la mayoría de las autoridades en la alta crítica del texto Griego. (1) No aparece en ninguno de los Manuscritos más completos y más Antiguos, como los Manuscritos Sinaítico, el Vaticano y el Alejandrino de los siglo III al IV A. C.  (2) No aparece en las versiones antiguas Griegas más primitivas.  Está también ausente de los primeros manuscritos Griegos de las formas más tempranas de los Evangelios en los idiomas Siríaco, Copto, Armenio, Antiguo Gregoriano, el Antiguo Latín y la Biblia Gótica. Además la colocación de esta porción entre “corcheas” (indicando su atestiguación textual incierta) en algunas versiones Griegas posteriores a las ya mencionadas es diversa: Algunas versiones  colocan el pasaje (Juan 8:1-11) inmediatamente después de Juan 7:52 (como es el caso de muchas versiones Españolas e Inglesas contemporáneas que usamos). Otras versiones antiguas lo sitúan después de Juan 7:36 o después de 7:44; después de Juan 21:38. Otras la sitúan después de Lucas 21:38.

Una autoridad en el Griego Koiné, el erudito Bruce M. Metzger señala: “La evidencia para el origen No Juanino del perícopa de la adultera es abrumador. Está ausente de los más primitivos y diversos manuscritos” Luego de citar el número de los manuscritos por sus claves, el Sr. Metzger dice, “Al mismo tiempo, el registro tiene todas las marcas de veracidad histórica. Es obviamente una pieza de tradición oral que circuló en ciertas partes de la Iglesia de Occidente y que fue subsecuentemente incorporada en varios manuscritos en varios lugares… Es significativo que aunque mucha de la atestiguación que contiene el pasaje es marcado con asteriscos u obeliscos, indicando que aunque los escribas incluyeron el registro, ellos estaban conscientes que este faltaba a las credenciales satisfactorias para incluirlo.  Algunas veces, es declarado que el perícopa fue intencionalmente expulsado del Cuarto Evangelio porque las palabras de Jesús al cierre eran viables para ser entendidas en un sentido muy indulgente al adulterio…. Aunque el Comité fue unánime que el pericope no fue originalmente parte del Cuarto Evangelio, en diferencia a la  evidente antigüedad del pasaje, una mayoría decidió imprimirlo, incluido dentro de dobles corchetes, en su lugar tradicional seguido de Juan 7:52” (A Textual Commentary on the Greek New Testament, 187, 188, 189)

Tres Intelineales que tengo contienen el pasaje de Juan 8:1-11 después de Juan 7:53 dando la nota al pie del margen de: “Juan 8:1-11 no es parte del Griego Original y es omitido por el Texto Receptus” (The Majority Text Greek New Testament Interlinear, 359), Una nota similar también en The Interlinerar Greek-English New Testament por George Ricker Berry, 266). La reciente publicación de la Biblia Arqueológica Nueva Version Internacional (2005) tiene la posición con una previa nota antes que dice: [Los Manuscritos más primitivos y muchas otras antiguas fuentes no tienen Juan 7:52—8:11]. Una nota al pie de esta versión dice: “La evidencia indica que está historia no fue originalmente contenida en el Evangelio de Juan. Ningún texto primitivo del Nuevo Testamento ni del Este ni del Oeste y ningún “padre” de la Iglesia, incluyen estos versos. Algunos sugieren que existieron como un registro independiente que circuló libremente por algún tiempo y fue solamente colocado más tarde en el Evangelio de Juan” (Pág. 1735). Otra reciente versión English Standard Version  (2005) incluye el pasaje en “corcheas” con la misma nota de la NIV.

Entre una serie de 18 diferentes comentaristas del texto de Juan que dispongo, sólo Richard C. H. Lenski se niega a dar cualquier exégesis de esta porción del texto en su Comentario porque considera ser una parte “espuria”. Él dice: “7:53-8:11 no es parte integral del Evangelio de Juan, sino una parte de las tradición temprana oral (antecediendo al año 70); fue puesto muy temprano en forma escrita, y una de sus dos versiones es que fue insertado en el Evangelio de Juan… La sección espuria es extraña al Evangelio de Juan, no encaja en ninguna parte en el plan de Evangelio, y es fácilmente reconocido como una interpolación en el lugar que ocupa. El lenguaje difiere indudablemente de aquel  propio de la escritura de Juan. Sin embargo, esta sección espuria reporta completamente correcta un acontecimiento verdadero en la vida de Jesús. Cada característica de ella lleva el sello de la probabilidad, aunque somos incapaces de decir en qué punto en la historia de Jesús debiera ser insertado. Debido a que Juan no escribió esta sección, no daremos exposición a ella” (The Interpretation of St. John´s Gospel, 592).

Ralph Earle tiene esta declaración en su volumen, Word Meanings in the New Testament, “Aunque la evidencia es abrumadora que Juan 7:53—8:11 no fue parte del Evangelio de Juan originalmente escrito, sin embargo, los eruditos del Nuevo Testamento concuerdan que esta fue una tradición oral probablemente correcta de un incidente en la vida de Jesús. De modo que, esta puede servir para propósitos de ilustración” (88). El erudito Jack Lewis en su artículo: Did John Write “John 7:53-81”?  (¿Escribió Juan, Juan 7:53 al 8:1?) señala que las versiones antiguas comenzando desde la primera traducción de la versión King James de 1611 contenían este pasaje (ejemplo Wycliffe, Tyndale, Coverdale, La Gran Biblia, La Biblia Génova, La Biblia Rehims Bible and la versión del Rey Santiago o King James) aunque admite que en ese tiempo las revisiones se hacían especialmente en Latín, no en Griego!… Manuscritos Griegos del Evangelio de Juan comenzando con el Papiro Bodmer, P66 cerca del año 200 D. C. (Juan 6:35—14:26) y P75 del Tercer Siglo (Juan 1:1—11:45) ninguno de ellos contenía esta sección” (Freed-Hardeman University 2008 Lectures—Behold the Lamb, 133, 134, 135).

Otros argumentos que se manejan contra la naturaleza espuria del pasaje es el hecho que ningún “Padre” prominente de la Iglesia cita esta porción excepto Eutimio en la época tardía del siglo 12 D. C. Aunque otros refirieren que  Dídimo el ciego, un varón Alejandrino (Egipto) del siglo IV conocía este relato. Eusebio habla de Papías contando una historia de una mujer acusada ante Jesús de “muchos pecados” que aparece en libro no canónico “El Evangelio según los Hebreos” historia que obviamente no corresponde al caso de Juan 8.

De entre una multitud de comentarios acerca de esta sección, William Hendricken tiene la mejor perspectiva de todos al sugerir: “Nuestra conclusión final, entonces, es esta: Aunque no puede ahora ser probado que está historia formó una parte integral del Cuarto Evangelio, tampoco es posible establecer lo opuesto con algún grado de conclusividad. Creemos, además, que lo que está registrado realmente tomó lugar, y no contiene nada que esté en conflicto con el espíritu apostólico. Por lo tanto, en lugar de remover está sección de la Biblia, debiera ser retenida y usada para nuestro beneficio. Los ministros no debieran ser temerosos de basar sus sermones sobre esta sección! Aunque todos los hechos con respecto a la evidencia textual debieran ser conocidos! (The Gospel According to John, 2:35).

Después de revisar estos datos de la alta crítica a nuestro pasaje (Juan 8:1-11) concluyó que seguirá abierta  al debate esta controversia. Las hipótesis que se manejan son diversas y será una difícil sino imposible tarea determinar con exactitud cuál de ellas es la verdadera. Si (1) El Pasaje existió en los manuscritos más antiguos pero fue extraído intencionalmente por algunos escribanos que suponían esta porción incitaba al adulterio, si (2) Nunca existió como parte del Texto Original del Evangelio de Juan, sino manejado como una tradición oral conocida circulada paralelamente al tiempo de Cristo, o Si, (3) esta fue una historia arreglada y más tarde incorporada al Evangelio, no hay forma de determinarlo.

He preparado el cuadro anexo en base a mis observaciones puramente “lingüísticas” similares y usadas en el resto del Evangelio de Juan y los Sinópticos para mostrar que la escena, su fraseología y el entorno coinciden casi perfectamente con los elementos básicos del entorno de Cristo.

Si Jesús permitió que la mujer “pecadora” ungiera sus pies con sus lágrimas y los enjugará con sus cabellos, y besará sus pies (Luc. 7:37-39),  y no ser avergonzó de ser llamado “amigo de publicanos y pecadores” (Mat. 11:19; Luc .7:34) seguramente habría tenido la paciencia para atender a sus enemigos implacables y detectar su verdadera motivación. Habría mostrado la compasión y misericordia hacia está culpable mujer que sus acusadores no habían tenido y habría resuelto inteligentemente la encrucijada malévolamente planteada por los escribas y fariseos de una manera similar a la relatada por Juan en su maravilloso Evangelio. Cuando le preguntaron “Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores?. Su respuesta categórica y más allá todo escrutinio fue “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justo, sino a pecadores al arrepentimiento” (Luc. 5:30-31).

 

Los Siete “Yo Soy” en el Evangelio de Juan

Los Siete Yo Soy de Jesus en el Evangelio de Juan

(Publicado originalmente el 25 de Septiembre de 2015 en el anterior blog–ARP).  Jesús afirmó Su deidad tanto en sus obras, discursos como mas explicitamente por medio de sus afirmaciones. Aqui esta el conjunto de ellas a lo largo del Evangelio de Juan y el significado para los Cristianos.  Se puede imprimir en papel fotográfico a toda la hoja (en tamaño carta). Vendrán más posteriormente. Esperamos servir en esta otra esfera del estudio de las Escrituras.

Para descargar la misma imagen en formato (PowerPoint) clic en las letras de abajo:

Tabla 2. Los Siete Yo Soy

 

 

 

Las Siete Señales en el Evangelio de Juan

las-siete-senales-en-el-evangelio-de-juan(Publicado originalmente el 30 de Junio de 2014 en el anterior blog, ARP). Esta es la primera gráfica que debiera considerarse junto a los estudios del Evangelio de Juan que estoy compartiendo. Hay dos gráficas más que subiré mas tarde  que complementan esta clase de estudios. El Evangelio de Juan gira en torno a estas SIETE “Señales” (la palabra clave en Juan que corresponde a “Milagros” en los Sinoptícos. Discursos y debates significativos de Jesús con los fariseos, y principales sacerdotes son desarrollados en torno a cada una de estas siete señales. Juan elige estas obras del poder sobrenatural de Jesús que apuntan a las “pruebas” que el Mesías verdadero haría ante sus ojos (cf. Jn.5:36;10:25; 10:38). Aunque algunos creyeron, algunos todavía  se preguntaban: “El Cristo, cuando venga,  ¿hará más señales que las que éste hace?” (Jn.7:31). Otros cegados por su orgullo y tradición religiosa judía no creían en él a pesar de sus obras portentosas debido a que Jesús procedía de la zona rural de Galilea “¿De Galilea ha de venir el Cristo? (7:41), “¿Eres tú también galileo? Escudriña y ve que de Galilea nunca se ha levantado profeta?” (7:52).

Para descargar la imagen (con buena resolución para usar en el proyecto) haciendo clic con el ratón (lado derecho) y pegar en archivos de su PC, luego se puede pasar a la memoria.

 

 

 

“Y Jesús dijo: Yo son el camino, y la verdad, y la vida….” -Juan 14:6

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida(Publicado originalmente el 12 de Marzo de 2016 en el anterior blog, ARP). Ofrecemos los resultados de un estudio detallado sobre Juan 14:6 y ese gran pronunciamiento de nuestro Señor reclamando ser o poseer TODO lo que el alma humana necesita para su peregrinaje desde su morada terrenal hasta su morada celestial. Él lo expresó en una pregunta de Tomás: “Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”

Para descargar la 6 paginas en documento PDF favor de hacer clic en las letras de abajo:

Yo Soy el camino